miércoles, 23 de septiembre de 2009

Hay un tiempo para Cada Cosa

"El agricultor sabe en que época debe labrar, sembrar, podar y cosechar… Pero a cada uno de nosotros nos corresponde también aprender a trabajar según las estaciones. Salomón dijo en el Eclesiastés: «Existe un tiempo para cada cosa, un tiempo para nacer y un tiempo para morir, un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo que fue plantado, un tiempo para abrazar y un tiempo para alejarse de los abrazos, un tiempo para abatir y un tiempo para edificar.» Estas palabras no sólo se refieren al plano físico, a las actividades físicas, sino que también es preciso interpretarlas desde el punto de vista mágico, cabalista. La Cábala explica cómo determinar este tiempo para cada cosa, lo que es toda una ciencia. Según las estaciones, hay en el transcurso del año un trabajo interior a realizar con los cuatro elementos, los cuatro puntos cardinales, los cuatro Arcángeles, así como con las piedras preciosas, las plantas y las entidades que les corresponden."