domingo, 2 de agosto de 2009

Aprendan a manejar el contraste. Abraham Hicks

Aprendan a manejar el contraste. Abraham
Deseamos que se dejen de torturar cuando se encuentran explorando el contraste. Muchos creadores deliberados se sienten incómodos ahora acerca del contraste como si estuvieran haciendo algo malo.
Deseamos que aprendan a manejar el contraste, que exploren el contraste. Deseamos que el contraste sea aquello de lo cual sus esperanzas, sueños y deseos estén hechos en vez de ser algo que se siente siniestro y como si les sobrepasara.
Muchas personas, de hecho la mayor parte del mundo, habla acerca de la necesidad de limpiar el mundo para que puedan ver un lugar de claridad y entonces sentirse bien. Y queremos decirles no cambien el mundo, cambien solamente su enfoque. No traten de deshacerse del contraste, solo afinen su capacidad de sacar del contraste aquellas cosas que deseen, ven?
(…)
Todo esto es acerca de pedirles que hagan un esfuerzo por dejar de definir el contraste como malo.
Cuándo hablamos de contraste nosotros hablamos de la gama de probabilidades. Pero cuando utilizamos la palabra, “contraste” la mayoría de las personas escuchan “cosas no deseadas”.
“El contraste son cosas no deseadas”. ¡Y les decimos por supuesto que hay cosas no deseadas en el contraste, es contraste!!
Hay cosas deseadas y hay cosas no deseadas y hay cosas realmente deseadas y hay cosas realmente, realmente no deseadas.
Hay cosas realmente, realmente atroces y cosas realmente, realmente maravillosas.
El contraste en general es algo bueno. Y cuando ustedes aprenden a poner su atención en lo que realmente son y en cómo se sienten, entonces el contraste es el ambiente del cual provienen sus ideas.
Es la base de su expansión, lo que significa que es la base de la eternidad.