miércoles, 31 de marzo de 2010

Tu Musica ( Poesia)


Cada vez que te cruzas con un hermano,

hay tres cuerdas que puedes pulsar en él…,

y según la que toques, será tu mano,

la que le asigne uno…u otro papel…


Si en tu actitud lo juzgas, tal vez, de necio,

-haciéndole sentir que no es querido-,

al pulsar esa cuerda de tal desprecio,

¡sólo obtendrás un áspero chirrido!


Y si tu impronta es fría…o indiferente…,

pulsarás en el otro su cuerda gris…,

y el sonido que obtengas del que está enfrente,

¡tendrá las oquedades de ese matiz…!


Pero si tu, con gesto dulce y seguro,

pulsas su cuerda noble y angelical,

el sonido que escuches será tan puro

¡como una campanilla de cristal!


Hallamos en el otro, eso que somos…,

y esa música ignora toda distancia…,

y el tiempo no la afecta ni por asomo…

¡porque vibra tan sólo por resonancia!


Los sonidos, amigo, que te rodean…

¡tu los has propiciado por inducción!,

que la cuerda que pulsas -sea la que sea-…,

¡primero la pulsaste en tu corazón!


(Y si aquella que tocas con más frecuencia,

es la misma que en ti va predominando…,

dime, querido hermano…: con tu presencia…,



¿qué música, a tu paso…, vas convocando…?)

Jorge