lunes, 24 de mayo de 2010

El Merecimiento



Nunca, nunca, nunca estás solo. Siempre eres abrazado. Siempre eres comprendido. Siempre eres adorado. Siempre eres cuidado y el Bienestar siempre está pre-pavimentado frente a ti. En otras palabras, vives en un ambiente de gracia absoluta. Y cuanto más practicas pensamientos de eso y buscas evidencia de eso y hablas de ello, insistes en ello cuando sea que lo ves. En otras palabras, amamos cuando te escuchamos decir “Soy bendecido. Soy tan bendecido.” Porque, hay algo sobre esas palabras que dicen al mismo tiempo, no solo vienen a mi cosas buenas pero finalmente estoy comprendiendo mi merecimiento de que vengan cosas buenas.

(C) Abraham-Hicks Publications