miércoles, 28 de julio de 2010

Cambia tus Pensamientos y Cambia tu Vida




Dijo Dios:

Cuando te sientes desanimado, debes saber que ésta es una plataforma desde la cual volarás. Cuando te sientes muy desamparado, ahí es cuando estás en el lugar desde el cual despegarás. Es el lugar desde el cual te elevarás. Es la pista desde la cual los aviones despegan y desde la cual se levantan tus ánimos.

Incluso cuando estás deprimido no estás incapacitado. Estás viviendo un momento de tristeza y extendiéndolo. Independientemente de cómo te sientes, o de cómo piensas que te sientes, tú puedes moverte. Puedes salir del abatimiento. Nada dice que debas permanecer así. No son arenas movedizas. Es una cama que tú mismo has hecho y de la cual te levantas en este mismo momento.
¿Sientes un poco de desesperanza? No importa. Sigue con la vida, de todos modos.

¿Sientes un poco de impotencia? La impotencia y la desesperanza son lo mismo, sólo distintas tonalidades de azules, y ambas son falsas. No contienen agua. Sí, sí, estos sentimientos son reales para ti, tan reales que has decidido que estás destinado a permanecer reprimido por ellos.

Los sentimientos de desesperanza y de impotencia son dos almohadones aplanados sobre los que no te debes sentar. Levántate de ellos. Incluso si no sabes en que otro lugar sentarte, levántate del lugar en que has estado sentándote. Párate por un momento.
No importa qué es lo que te abruma, son tus pensamientos los que te abruman. Quizás no puedas cambiar el mundo entero en este momento. Quizás no puedas cambiar tu vida en este momento, aunque puedes hacer algo. Puedes lavar un plato. Puedes lavarte la cara con agua fría. Puedes salir a tomar aire fresco. Puedes plantar una flor, puedes quitar una mala hierba. Puedes hacer una caminata. Puedes volver a tu casa, si no lo haces como una persona diferente, al menos en un estado diferente.
Cuando te sientes desalentado, estás inquieto. Puedes estar inquieto porque todo es lo mismo. Puedes estar inquieto porque todo está cambiando. Sentirse inquieto no quiere decir que tengas que estar deprimido. Cualquier cosa que sientas es elección tuya. ¿Qué significa la libertad si no significa que tienes una opción?

Tienes la opción de continuar desalentado. Tienes la opción de sentirte de un modo diferente. Sólo eres una víctima de tus propios pensamientos. Puedes sentir que tus pensamientos están endilgados en ti, amado, pero ellos son tus pensamientos. Eres su dueño o arrendatario. Puedes rescindir el contrato. Puedes regalar tus pensamientos. Puedes desalojarlos. Puedes reemplazarlos.

Amado, eres bueno en cambiar de parecer en muchos asuntos. En cierto momento te gusta un vestido y al siguiente ya no. Te gustan los espárragos para una comida y luego te cansas de ellos. Cuando te canses de tus pensamientos, reemplázalos. ¿Es realmente tan difícil? Puedes hacer cualquier cosa que quieras. Incluso puedes quedarte desalentado si es tu elección, pero no me digas que es lo que tienes que hacer y que no puedes hacer nada al respecto. Tú eres el único que puede.

No esperes que alguien en el mundo corra hacia ti y te salve. Eso sería agradable y podría suceder, pero es mejor que tú corras por ayuda. Cuando te estás ahogando más que esperar a ser salvado necesitas salir del agua. Si estás bajo la lluvia y quieres estar seco, sal de la lluvia. Muévete. ¿Es tan difícil hacerlo?

Si las noticias del mundo te deprimen u oprimen, entonces lee un poema o una Heavenletter. Deja de escuchar las noticias, pues, si te lo tomas a pecho, seguramente te deprimirás. Evita lo que es evitable y ven al sol de Mi corazón
Tomado de la web.