viernes, 13 de agosto de 2010

Debemos encontrar un trabajo que produzca Dinero?(Abraham)





El camino preferido es tu elección en tu vida (Pilar del mar)

¿Debemos encontrar un trabajo que produzca dinero?


Jerry Hicks: Todavía hoy en día existen culturas (por lo general las llamamos primitivas o salvajes) que parecen vivir en el momento, sin empleos. Es decir, cuando tienen hambre, pescan o buscan una fruta en un árbol.

Abraham: ¿Serán de los que leen esto? (risas) (No, ellos no lo leerían) ¿Cuál es la categoría básica de personas que según tú leerían esto?

Jerry: Las personas que creen que es esencial tener un tipo de empleo que les produzca ingresos.

Abraham: ¿Cuál crees que es la razón predominante por la que las personas creen que deben encontrar una profesión temprano en la vida y luego seguirla por el resto de sus vidas?

Jerry: Desde luego que no puedo opinar por los demás, pero parece como si fuera casi moral o ético que debemos, o estamos obligados, a encontrar un trabajo que produzca dinero. Es decir, es considerado inapropiado recibir dinero sin dar algo a cambio o sin ser productivos de alguna manera.

Abraham: Tienes razón. Muchas personas sienten la necesidad de justificar su existencia a través del esfuerzo o del trabajo, y esta es quizá la razón por la cual la primera pregunta que alguien le hace a otra persona cuando la conoce es: ¿En que trabajas?

Jerry: Durante unos cuarenta años, me ganaba la vida trabajando una hora y media al día. Y a menudo las personas expresaban una especie de resentimiento de que yo pudiera ganar tanto dinero con tan poco esfuerzo, lo cual casi siempre evocaba una justificación de mi parte explicando toda la energía que ponía en esos noventa minutos, los años que me tomó llegar a ser tan bueno en lo que hacía o todo el esfuerzo que tenía que hacer para comenzar a trabajar. Es decir, siempre sentía la necesidad de justificar que en realidad si estaba pagando un precio justo por lo que estaba recibiendo.

Abraham: Cuando estás en alineación vibratoria (en alineación con la Fuente en tu interior y que tus propios deseos y creencias están en equilibrio), jamás sientes necesidad de justificarte ante los demás. Muchas personas tratan de justificar su conducta o sus ideas ante los demás, pero jamás es buena idea usar las opiniones ajenas como guía para buscar la alineación en vez de hacerlo usando su propio Sistema de Guía.

Muchas personas al comienzo de tu vida intentaron exigirte que acataras sus reglas y opiniones; pero si permites que sus deseos sean cruciales para la toma de tus decisiones, solamente te alejas cada vez mas de tu alineación con quien en verdad tu eres y con las intenciones con las que naciste, así como con las que han ido evolucionando por la experiencia que estás viviendo. Jamás experimentarás las delicias de la libertad a menos que liberes tu deseo de complacer a los demás y lo reemplaces por tu poderosa intención de alinearte con quien en verdad eres (con tu Fuente), estando alerta a cómo te sientes y escogiendo pensamientos que te hagan sentir bien y te permitan saber que has encontrado tu alineación.

Cuando sientes que alguien te está desaprobando o atacando, tu respuesta natural es defenderte, pero la necesidad de defenderte se aminora cuando te entrenas para estar en alineación con tu Ser Interior, porque todos los sentimientos de vulnerabilidad habrán sido reemplazados con el sentimiento de confianza de quien en verdad eres.

No importa las decisiones que tomes, siempre habrá alguien que no esté de acuerdo con ellas, pero cuando encuentras tu equilibrio y mantienes tu alineación, muchos de los que te observan se sentirán inclinados a preguntarte cuál es tu secreto del éxito, en vez de criticarte por ser exitoso. Y aquellos que sigan criticándote no encontraran satisfacción en tu justificación, no importa que tan convincente sea tu argumento.

No es tu papel arreglar las carencia de los demás, tu papel es mantenerte en equilibrio. Cuando permites que tu sociedad, o incluso una sola persona te dicte lo que debes o no desear o como debes comportarte, perderás tu equilibrio, porque estarás desafiando tu sentido de libertad, la esencia de tu propio Ser. Cuando le prestas atención a lo que sientes y practicas pensamientos que te empoderan y te alinean con quien en verdad eres, ofreces un ejemplo de prosperidad que será de tremendo valor para aquellos que tienen el beneficio de observarte.

Nunca puedes ser lo suficientemente pobre como para ayudar a los pobres a prosperar, ni estar lo suficientemente enfermo como para ayudar a los enfermos a mejorarse. Solamente puedes ayudar a los demás desde tu posición de fortaleza, claridad y alineación.


Abraham-Hicks