jueves, 17 de junio de 2010

El Pensamiento Ilimitado



Cuando empieces a practicar con el pensamiento ilimitado, verás que algunos de tus pensamientos anteriores siguen creando tu realidad. Aún podrías encontrar los resultados de tu viejo pensamiento limitado mientras emites los nuevos, ilimita­dos. No te desanimes si tus esfuerzos no surten efecto de la noche a la mañana. Las viejas pautas de pensamiento desapare­cerán gradualmente, y experimentarás los resultados de tu nueva forma de pensar.

En el plano terrenal, se aprende a manifestar de modo lineal y secuencial. Piensas en lo que deseas, vuelves a pensar en ello e intentas conseguirlo. Puedes decir "No, esto no es lo que realmente quería" o "Creo que, la próxima vez, pediré otra cosa". Tienes la oportunidad de jugar con todas las cosas creadas por ti. El plano terrenal es un lugar especial. Te permite practicar la aclaración de tus ideas antes de que éstas se manifiesten en tu derredor. Aunque quizá te quejes de que algunas cosas tardan más tiempo en manifestarse de lo que desearías, la mayoría de vosotros seríais infelices si la manifes­tación de las cosas deseadas fuera instantánea. Cuando, por fin, se consigue lo deseado, ha transcurrido un tiempo de maduración y claridad en cuanto a ello.

Permítete aclarar tus ideas acerca de lo posible y no te preocupes si todavía no tienes la capacidad de crearlo. La ampliación de tus pensamientos comportará la evolución de tu capacidad de manifestar los objetos soñados. Cuanto más amplías los horizontes de tu imaginación, explorando nuevos territorios y transgrediendo los límites de lo que te parece posible, más abres la puerta a la abundancia ilimitada.

Si no crees que algo es posible, no lo conseguirás. Pero, si tienes el menor pensamiento de posibilidad, ya estás en el camino de su creación. No puedes crear nada si no te puedes imaginar poseyéndolo. Vive tus sueños en tu mente; imagínate que consigues lo que quieres o siéntelo; escucha las palabras que dirás a los demás y las que ellos te dirán a ti cuando tus sueños se hagan realidad. Haz tus fantasías tan reales que parezcan posibles de crear más que sueños anhelados y distantes.

Permítete crear una visión, soñar despierto y fantasear y, luego, concéntrate cada día en los pasos concretos y sencillos que puedes dar para alcanzar tu meta. Siempre habrá pasos prácticos que dar para llegar allí. En ocasiones, la limpieza general de la casa y la ordenación de los papeles podría ser el paso siguiente hacia la creación de una visión de maestro que ayuda a organizar un grupo de gente.
Tomado de la Web.