lunes, 18 de octubre de 2010

Reir te Sana





¡ Búrlate de ti mismo, no temas el ridículo, cultiva el absurdo, busca lo bueno en lo adverso, desdramatiza tus miedos e ideas irracionales, juega con la imaginación, comete alguna locura de vez en cuando, descubre tu faceta cómica, rodéate de buen humor, no exageres la importancia de las cosas…!

El buen humor es uno de los mejores y más accesibles recursos para disfrutar de la vida, incluso aunque soplen vientos adversos. He aquí algunos consejos de los sicólogos, para reír más y mejor.

Carcajadas contra temores

El humor es una buena estrategia para desactivar los miedos irracionales, como los temores a fracasar, a que las cosas salgan mal, a que otros no compartan nuestra opinión, a no ser amados, a asumir la responsabilidad de nosotros mismos o a admitir las debilidades.

Enciérrate en un lugar donde no te molesten, acuéstate boca arriba cómodamente, y manteniendo una respiración lenta, tensa los músculos de la cara: haz todas las muecas que sepas y puedas: como inflar las mejillas, arquear las cejas, apretar los dientes, arrugar la nariz.

Después, relájate y recuerda que nadie te está viendo. Verás como todos los músculos del cuerpo se relajan y habrás dado un gran paso para reírte de ti mismo.

Aprende a relativizar los inconvenientes

Los hechos pueden valorarse siempre desde varios ángulos y puedes encontrarles el “lado positivo”. Utiliza la ironía en tu favor, piensa que nada es absoluto y adopta un estilo mental más flexible y tolerante.

Para reírse de los problemas diarios y evitar que nos amarguen la vida, el experto estadounidense Allen Klein y el sicólogo español José Elías, que dan cursos sobre el uso terapéutico del humor, proponen:

—Olvida los problemas invirtiendo la fórmula buena noticia/mala noticia. Por ejemplo: la mala es que tu marido se ha fugado con tu mejor amiga, la buena es que ahora ¡tendrás que comprar dos regalos menos en la próxima Navidad!

—Busca apoyo para enfrentarte a algo que parece insuperable. Reúne a varios de tus amigos, exponles el problema y pídeles que te propongan soluciones al azar, con respuestas cortas y sin mucha reflexión previa, sin importar lo absurdas o estúpidas que parezcan; anímalos a que expongan sus ideas más graciosas.

—Descubre tu sentido del humor. No eres indefectiblemente una persona seria o graciosa: al igual que cualquiera otra capacidad, la visión humorística se puede desarrollar.

Muchas veces no cuentas o recuerdas los chistes, porque no pones interés, sientes que no son afines a ti, no confías en tu habilidad o te has hecho a la idea de no recordarlos. Si cambias tu actitud los recordarás. (EFE-REPORTAJES)

Riete a carcajadas empieza a contar cuantas veces te ries en el dia, disfruta el momento,

disuelve el estres y supera los problemas, es indispensable desarrollar el sentido del humor;

la mas barata medicina natural.

Te invito a que te contagies de alegria por la vida!!!!!!!!!!!!!!